Crónica del Signal Festival 2018

El Signal Festival es el festival de luz de Praga. Este año ha llegado a su 5ª edición y nos invitaron a disfrutar de sus obras en vivo y en directo. Si has estado en Praga lo sabes de sobra, la ciudad no solo te cautiva por su belleza y arquitectura, tiene muchos espacios abiertos, iglesias y edificios que la convierten en la ciudad perfecta para un festival de estas características. Hemos intentado retransmitir el evento vía instastories.

Las oferta artística se dividía en tres zonas, así que para poder ver todas las obras tenías que empezar el jueves y terminar el sábado a última hora. Nosotros llegamos el viernes así que no llegamos a ver todas las piezas.  Mil disculpas desde aquí a los artistas de las obras a las que no llegamos. Esperamos poder disfrutarlas algún día en el futuro. Al final del artículo hacemos un “bonus track” con los que no pudimos ver.

La instalación en las instalaciones de Atrium se acompaña con el objeto Flag, que es una pequeña contribución al centenario de la República Checa. 

Esto es una crónica visual a través de imágenes y un vídeo resumen. ¿Empezamos?

DÍA 1 · Ruta Karlín

Inauguramos el festival con los únicos artistas españoles del cartel. Hotaru Visual Guerrilla que presentaron “Biofilms”, un mapping 3D en el espacio Kasárna Karlín. Las imágenes hablaban sobre la arquitectura del futuro, nos gustó pero faltó potencia de sonido.

Siguiendo las indicaciones de la app del festival, llegamos a la obra “Wave” en Main Point Karlín del colectivo Hyperbinary. También nos pareció que faltaba potencia de sonido. Los leds del edificio de uno de los patrocinadores del festival (Kooperativa), se encendían y se apagaban para simular las olas del mar.

Muy cerca, nos encontramos la obra “216 prepared dc-motors, cotton ballas, cardboard boxes 70x70x70cm” del estudio suizo Zimoun. Una obra de gran tamaño que pivota entre la arquitectura y el sonido. Una estructura de cajas con unas bolas que se movían y captaban la mirada de los espectadores.

El itinerario nos llevó a “Future Ruins”, el vídeo mapping de Romain Tardy (Francia). Co-fundador de ANTIVJ, presentó una combinación de vídeo mapping en la Iglesia de St Cyril and Methodius con 12 estatuas de luz.

La última obra del primer día nos impactó por su creatividad tanto en la instalación como en el contenido. “Erebus” de los checos 3dsense que son un grupo de artistas y programadores que combinan arte y tecnología para crear instalaciones interactivas. Abordan el tema de los agujeros negros, su poder gracias a la fuerza de su campo gravitatorio. Así lo explicábamos en nuestros Instagram. Dos pantallas, una delante y otra detrás, el espectador deberá girarse para seguir viendo la obra, un cable con un led que se traslada de una pantalla a la otra es el que guiará la mirada de los receptores. Una pantalla plana muestra el universo y la otra (que tiene forma de agujero al tirar de la superficie con una cuerda) muestra el agujero negro que protagoniza la pieza.

DÍA 2 · Ruta downtown

Empezamos con “Touch” del checo Tomáš Dymeš, una instalación interactiva que obliga a los espectadores a comunicarse entre sí. Náměstí Republiky es una de las zonas más concurridas de Praga. La multitud de personas que caminaban por el centro de la ciudad se sentían descontextualizadas, con un solo toque nace una comunicación que puede ser entre personas o entre cada persona y la instalación.

Seguimos con la obra “About being in a herd” de Ivan Kafka. Pionero del arte conceptual checo, representó a la República Checa en la Bienal de Venecia. En esta obra decenas de conos en filas ordenadas simbolizan la multitud y su fácil manipulación, a la vez que reivindican la individualidad humana. Los conos, con cintas reflectantes, crean un magnífico juego de reflejos al impactar la luz en ellos. El espectador verá luces individuales de cada cono y luces que vienen de todo el conjunto.

Después vimos la obra “Iris”
 de Soft Lab
 (Nueva York), una instalación interactiva situada en el interior de la Capilla Clementina, creada por una estructura circular de espejos que giran sobre sí mismos  en respuesta al movimiento de los asistentes y, al mismo tiempo, reflejan los rayos de luz y los tonos particulares de la música. La instalación mezcla la luz y el sonido de forma tan natural que sus límites mutuos se desvanecen. Las superficies giratorias de los espejos reflejaban la arquitectura excepcional de la Capilla y los rostros de la audiencia.

Después vimos la instalación del estudio polaco Marpi Studio. “Aquarium” es una instalación que presenta una simulación interactiva inspirada en el mundo submarino. Funciona con una aplicación basada en el método de aprendizaje automático. La instalación se adapta gradualmente a las personas que interactúan con ella, tratando de reaccionar y responder a todos los que lo rodean. Ideal para familias con hijos. El éxito de participación fue espectacular.

En la plaza más popular de Praga nos encontramos con la obra Together, in parallel de Barbora Šlapetová y Lukáš Rittstein, reconocidos como dos de los artistas más notables de la escena checa. Se presentaba con un objeto escultórico-cinematográfico, un automóvil que se corta longitudalmente. Los lados del conductor y el pasajero del asiento delantero se han intercambiado simbólicamente, lo que hace que su sentido original se vuelva trivial. Flotan en el continuo espacio-tiempo, uno al lado del otro. La escena está enmarcada por un resplandor circular de una imagen cinematográfica. La instalación representa una metáfora del mundo contemporáneo donde las tecnologías avanzadas se encuentran con culturas y religiones arquetípicas.

En la misma zona, una de las instalaciones que nos llamaba más la atención era la de Richard Loskot y UAII Studio (“Sky on the earth”), el cielo está en la Tierra y los espectadores pueden tocar el cielo que está formado de espuma.

El tiempo se terminaba y aún nos quedaban dos instalaciones de la zona más céntrica antes de empezar la ruta Vinohrady, de la que nos parecían muy interesantes las piezas. Para no dejarnos nada, vimos la obra que flotaba sobre el agua, en frente del famoso Puente Carlos. “Unrest” de la checa Verge (Jana Mercogliano).

Para terminar esta ruta, fuimos a ver “Rococo” de Guillaume Marmin (Francia) en el Palacio Colloredo-Mansfeld, un espacio espectacular para una pieza espectacular. El artista lo ha descrito como una instalación interactiva envolvente formada por 124 proyectores desarrollados por él mismo. El compositor francés Philippe Gordiani compuso la música exclusivamente para esta obra. Los espectadores tienen la impresión de movimiento gracias al juego de luces.

DÍA 2 · Ruta Vinohrady

Solo quedaba una hora y 7 instalaciones por ver. Al final nos dio tiempo de ver dos más. El vídeo mapping en la iglesia Namesti Miru de la mano de Ruestungsschmie (Alemania), del que nos sorprendió el uso de imágenes reales.

Y por último, Watch 2,1/18,  de los chechos XYZ, un colectivo de artistas audiovisuales que ha creado su propio lenguaje, fascinados por la luz y los sonidos de los sintetizadores e inspirados por la ciencia ficción y el futuro cercano y lejano. Varias piezas formaban un paisaje muy Blade Runner, juegos de luces, humo, una pirámide y una torre de leds. El sonido y los efectos visuales nos transportaban a un futuro decadente dominado por las máquinas.

BOUS TRACKS

“Stratum” del estudio francés  Chevalvert en el que más de noventa tótems metálicos se iluminan uno por uno y la luz se apaga si el espectador lo desea. Un simple movimiento de la mano sobre un panel de control especial es suficiente para animar la instalación interactiva.

Nos perdimos también “Neon” de Michal Škapa, máximo exponente del arte urbano en Praga. Mezcal pintura y neón, este último elemento hace referencia a una fuerte tradición de letreros de neón sin los cuales no podemos imaginarnos Praga en los tiempos de la primera república.

No llegamos tampoco a “Horizon” de los checos Tomáš Ullrich e Ivo Louda, a los pies de la maravillosa Torre de televisión de Žižkov. Un objeto virutal creado mecánicamente a través del control eléctrico de sensores de distancia y nivel de ruido.

No pudimos ver tampoco “SSSSSSpace” de los chechos Stroy, un joven equipo que surgió en la universidad. En esta obra presentan graffitis en 3D con la intención de alejar a la audiencia de la realidad.